Contenido

content

Content of article

Cuando alguien se convierte al Islam, Dios le perdona todos sus pecados y malas acciones previas.  Un hombre llamado ‘Amr llegó donde el Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones de Dios sean con él,  y le dijo: “Dame tu mano derecha para que pueda jurarte lealtad”.  El Profeta  estiró su mano derecha, entonces ‘Amr retiró la suya.  El Profeta, la paz y las bendiciones de Dios sean con él, le dijo: ¿Qué sucede ‘Amr?  El respondió: “tengo una condición”.  El Profeta  pregunto: “¿Que condición pretendes?”  ‘Amr dijo.  “Que Dios perdone mis pecados”.  El Profeta, la paz y las bendiciones de Dios sean con él, le dijo: “¿Acaso no sabes que al abrazar el Islam se borran todos tus pecados anteriores?”[1]

Después de convertirse al Islam, toda persona será recompensada por sus buenas obras y puede ser castigado por sus malas obras según lo establece el siguiente hadiz del Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones de Dios sean con él:

“Vuestro Señor, alabado y exaltado sea, es Misericordioso.  Si alguien tiene la intención de hacer una buena obra, pero no la hace, una buena acción le será registrada (de todos modos).  Y si la hace, le será registrada (una recompensa superior a la de una sola acción) diez, setecientas o muchas veces más.  Y si alguien tiene la intención de hacer una mala acción, pero no la hace, una buena acción le será registrada.  Y si la hace, (solamente) una mala acción le será registrada o puede que Dios la perdone.”[2]

FOOTNOTES:

  1. Narrado en Sahih Muslim , #121, y Musnad Ahmad , #17357.
  2. Narrado en Musnad Ahmad , #2515, y Sahih Muslim , #131


Comentarios