Contenido

content

Content of article

Cuando el Corán le fue revelado al Profeta Muhammad por intermedio del ángel Gabriel, fue revelado en siete dialectos árabes[1]; por ello, cuando diferentes compañeros lo recitaban, a veces había pequeñas diferencias en la pronunciación. Cuando el Profeta Muhammad vivía, fue capaz de aclarar y resolver las disputas sobre la pronunciación.

De las tradiciones del Profeta Muhammad, Omar ibn Al Jatab narra una anécdota que muestra claramente cuán ansiosa estaba por preservar la autenticidad del Corán la gente alrededor del Profeta, y que el profeta Muhammad, que la misericordia y las bendiciones de Dios sean con él, podía mediar en cualquier disputa. Dijo:

“Escuché a Hisham bin Hakim recitar en un modo diferente al mío. Por eso, estaba a punto de discutir con él (durante la oración) pero esperé hasta que terminó, entonces lo llevé ante el Mensajero de Dios y dije: ‘Lo he escuchado recitando de modo distinto al que me enseñaste’. El Profeta me ordenó que lo soltara y le pidió a Hisham que recitara. Cuando recitó, el Mensajero de Dios dijo: ‘Fue revelado de ese modo’. Luego me pidió que recitara los mismos versículos. Cuando los hube recitado, dijo: ‘Fue revelado de ese modo’. El Corán ha sido revelado en siete formas distintas, de modo que recítalo en la forma que te resulte más fácil”[2].

Después de la muerte del Profeta Muhammad, cientos de miles de no árabes se convirtieron al Islam. En la época en que Uzmán ibn Affán lideró la nación islámica, el Corán era recitado en una diversidad de acentos y dialectos distintos. Mucha gente, en especial aquellos nuevos en el Islam, comenzaron a confundirse y algunos de los compañeros del Profeta Muhammad empezaron a temer que la autenticidad del Corán pudiera verse comprometida.

Durante un viaje, uno de los compañeros del Profeta Muhammad notó que había muchas recitaciones diferentes del Corán en todo el califato musulmán. Le sugirió a Uzmán que hubiera una versión oficial recitada en el dialecto de la tribu de Quraish y escrita en el estilo utilizado en la ciudad de Medina. Todos los dialectos del idioma árabe eran reconocidos por su elocuencia, pero el dialecto de Quraish era considerado el más expresivo y articulado, y por ello durante generaciones llegó a ser conocido como el dialecto del Corán.

Uzmán ibn Affán sabía de memoria el Corán y tenía un profundo conocimiento del contexto y las circunstancias relacionadas con cada versículo, de modo que era la persona idónea para supervisar la estandarización del Corán. Como sabemos, el Corán había sido compilado durante la época de Abu Bakr y estaba bajo la custodia de la hija de Umar ibn Al Jatab y esposa del Profeta Muhammad, Hafsah. Uzmán le escribió a Hafsah y tomó posesión del Mushaf original. Las tradiciones auténticas del Profeta Muhammad relatan el evento así:

“Hudhaifah visitó a Uzmán en la época en que los pueblos (musulmanes) de Siria y de Irak estaban en guerra con Armenia y Azerbaiyán. Él estaba alarmado por las diferencias en la recitación (de la gente de Siria y de Irak), así que le dijo a Uzmán: ‘¡Oh, líder de los creyentes! Salva a esta nación antes que discutan respecto del Corán como lo hacen los judíos y los cristianos respecto a sus libros’. Entonces, Uzmán envió un mensaje a Hafsah diciéndole: ‘Envíame el manuscrito para que podamos hacer copias y luego regresártelo’”[3].

Una vez más, los líderes del califato musulmán y las mujeres y hombres compañeros del Profeta hicieron grandes esfuerzos para preservar las palabras de Dios y mantenerse fieles al mensaje. Uzmán le ordenó a algunos de los compañeros más confiables, incluyendo por segunda vez a Zaid ibn Zabit, para que hicieran copias cuidadosas del Mushaf, diciéndoles: “En caso de que no estén de acuerdo, cópienlo en el dialecto de Quraish”[4].

El manuscrito original fue regresado a Hafsah y Uzmán ordenó entonces que todas las copias no oficiales fueran quemadas o destruidas. De este modo, se le puso fin a la disputa y los musulmanes se unificaron. El Corán Uzmaní es el Mushaf utilizado por más de 1.200 millones de musulmanes en todo el mundo hoy día. El Corán se ha mantenido preservado de generación en generación. Cada Mushaf es una copia exacta de la copia original.

“Ciertamente Nosotros hemos revelado el Corán y somos Nosotros sus custodios”. 

(Corán 15:9)

No se sabe exactamente cuántas copias hizo Uzmán, pero se cree que fueron cinco, además de su propia copia. Las ciudades de Medina, Damasco, Kufa y Basra recibieron sendas copias. Por toda la literatura islámica temprana hay referencias hechas a estas copias, y se cree que originales de estas primeras copias existen aún en Turquía y Uzbekistán.

Ibn Batuta, en el siglo XIV d.C. dijo que había visto copias u hojas de las copias del Corán preparado por Uzmán, en Granada, Marrakesh, Basra y otras ciudades. Ibn Kazir relató que había visto una copia del Corán Uzmaní, que fue llevado a Damasco desde Palestina. Dijo que era “muy grande, en una escritura bella y clara con tinta fuerte, en pergamino, creo, hecho de cuero de camello”[5]. Ibn Jubair dijo que vio el manuscrito Uzmaní en la mezquita de Medina en el año 1184 d.C. Algunos dicen que permaneció en Medina hasta que los turcos se lo llevaron en la Primera Guerra Mundial. El Tratado de Versalles contiene la siguiente cláusula:

Artículo 246: “Dentro de los primeros seis meses a partir de la entrada en vigencia del presente Tratado, Alemania le devolverá a Su Majestad el Rey de Hedjaz, el Corán original del Califa Uzmán, que fue sacado de Medina por las autoridades Turcas y se estableció que le ha sido presentado al exemperador William II”[6].

  1. Sahih Al Bujari, Sahih Muslim.
  2. Ibíd.
  3. Sahih Al Bujari.
  4. Ibíd.
  5. Ulum Al Quran: An Introduction to the Sciences of the Quran (Introducción a las Ciencias del Corán), Ahmad Von Denffer, Islamic Foundation, UK.
  6. Major Peace Treaties of Modern History (Grandes Tratados de Paz de la Historia Moderna), New York, Chelsea House Publishers.


Comentarios