Contenido

content

Content of article

“Si hay tantos malos entendidos en Occidente acerca de la naturaleza del Islam, hay también mucha ignorancia a cerca de la deuda que nuestra cultura y civilización tiene con el mundo musulmán. Es un error que se deriva, pienso yo, por la ‘camisa de fuerza’ de la historia que hemos heredado”.

Príncipe Carlos en su discurso en la Universidad de Oxford, el 27 de Octubre de 1993.

 

“…la civilización a la que me refiero era el mundo musulmán de los años 800 y 1600, la cual incluye al Imperio Otomán y las cortes de Baghdad, Damsco y Cairo, y destacaron dirigentes como Suleiman el Magnífico. Aunque no estamos consientes de nuestra deuda con esta otra civilización, sus regalos están muy aparte de nuestra herencia. La industria tecnológica no existiría sin las aportaciones de los matemáticos árabes. Los poetas y filosóficos sufiés como Rumi desafiaron nuestras nociones sobre el yo y la verdad. Líderes como Suleiman contribuyeron a nuestras nociones sobre tolerancia y al liderazgo cívico. Y quizás podemos aprender una lección de este ejemplo: Era un líder basado en la meritocracia, no en la herencia. Era un líder que aprovechó totalmente las capacidades de la tan diversa populación que incluía a las tradiciones cristianas, islámicas y judías. Este tipo brillante de líder, liderazgo que nutrió a la cultura, a la sustentabilidad, a la diversidad y al coraje, condujo a 800 años de inventos y prosperidad”. Carly Fiorina (fue el director ejecutivo de HP), discurso ofrecido en Minneapolis, Minesota, el 26 de Septiembre de 2001.

El Islam, desde sus principios, ha motivado a los musulmanes a seguir la investigación intelectual y científica. A través de la historia, el mundo musulmán ha realizado vitales aportaciones a la ciencia y a la medicina, a la filosofía y a las artes. Los centros de aprendizaje en el mundo islámico han hecho sobresalientes aportaciones. Contribuyeron al álgebra, al dibujo de la anatomía médica, a la óptica, a los mapas geográficos, y produjo varios instrumentos científicos, tales como el astrolabio (utilizado para determinar la posición del sol y de las estrellas). Lo siguiente son sólo flashazos sobre las aportaciones de los musulmanes a nuestro mundo:

En Educación.

La Universidad de Qarawiyyin, en Fez, Marruecos es la Universidad más antigua del mundo aún trabajando hoy en día. Fue fundada en 859 eC por Fátima al-Fihria, una mujer musulmana. La segunda universidad más vieja del mundo es la Universidad de Al-Azhar, fundada en el Cairo, Egipto en el siglo X. Los gobernantes Omeyas de España tenían una colección de 600 mil libros en la gigantesca biblioteca de Córdoba. Hakam II, el califa de España del 961-978, dijo que el amor a los libros era “una pasión más importante que su trono”.

En Medicina.

Los musulmanes tradujeron el trabajo de Hipócrates, Dioscorides, Galen, entre otros, al árabe. Los primeros hospitales fueron establecidos en todo el mundo islámico. Harun al-Rashid, un gobernante musulmán, fundó el primer hospital moderno en Baghdad, en el año 805 eC.

Abu Bakr Al-Razi, un persa, viajó hasta Baghdad para estudiar medicina, y posteriormente se volvió el director del más grande hospital allá. Él escribió más de 200 libros y fue un maestro en medicina experimental. Hizo descubrimientos e hizo tratados en pediatría, higiene oral, viruela, sarampión, alergias, sarna y piedras en los riñones.

Ibn Sina, conocido en el Occidente como Abicenas, nació en lo que es hoy día Uzbeksitan, en el siglo X. La obra maestra de Ibn Sina es el trabajo titulado “El Canon de Medicina”. Esta enciclopedia médica consiste en más de un millón de palabras e incluye un sumario en medicina griega, dibujos de anatomía, descripción de diversas enfermedades y sus remedios, y un compendio de unas 760 plantas medicinales y las drogas que pueden derivarse de ellas. Este trabajo monumental fue traducido en varias lenguas y era enseñado y utilizado para entrenar a doctores en las Universidades de Francia e Italia, del siglo XII al siglo XVI. Además, el trabajo de más de 400 otros físicos y autores fue traducido a lenguas europeas.

La Astronomía.

 Los científicos musulmanes construyeron observatorios a través de todo el mundo musulmán y redefinieron el catálogo de Tolomeo y las coordinadas de las estrellas. En el siglo XI, Nasir Al-Tusi de Baghdad descubrió el ángulo de azimuth, y el torquetum, instrumento utilizado para calcular y medir la posición de las estrellas. La palabra “azimuth” proviene del árabe assumut (brújula).    

Las Matemáticas y la Física.

Los números que utilizamos hoy día provienen de India, pero fueron transmitidos al mundo Occidental por los sabios musulmanes en el siglo VIII eC. Los matemáticos musulmanes introdujeron el concepto del “sifr” o cero.

Los físicos musulmanes, Ibn Al-Haytham (965-1040 eC.) calculó la altura de la atmósfera terrestre, que es de 32 millas (51.499 km). ¡El estuvo equivocado por sólo una milla (1.6093km)!

Uno de los grandes matemáticos, producto de la civilización islámica es al-Khawarizmi. Nacido en Uzbekistan, creció en Baghdad. Él es conocido como el fundador del álgebra, quien también dio el concepto de los algoritmos. Él desarrolló soluciones para ecuaciones de primer y segundo grado, y tablas detalladas de trigonometría y geometría, y conceptos aritméticos.

Al-Biruni, quien nació en el año 973 eC, era otro matemático muy reconocido. Nació en lo que conocemos hoy día como Uzbekistán; estudió griego, sirio y sánscrito, y escribió acerca de la rotación de la Tierra, hizo cálculos sobre la latitud y longitud, y utilizó técnicas matemáticas para determinar las estaciones del año.

La Química.

Jabir bin Hayyan o Geber (722 al 815) es considerado, casi unánimemente, como el fundador de la Química. Él dividió y perfeccionó la sublimación, licuefacción, cristalización, destilación, purificación, amalgamación, oxidación y la filtración. Él descubrió los ácidos sulfúrico y nítrico, y construyó una báscula. Razi o Rhazes (864 al 925) fue un experto aún mayor que Gerber. Él diseñó y describió más de 20 instrumentos de laboratorio que están en uso hoy día, tal como el crisol y el cucurbit o retorta para la destilación. El texto sobre química más importante de la Edad Media europea “Sum of Perfection” fue escrito por un musulmán, un sabio iraquí, llamado Kindi (801-873).

La Geografía.

Los musulmanes fueron los primeros en calcular la circunferencia de la Tierra, en publicar mapas muy detallados, y en estudiar los elementos y los minerales. Los musulmanes viajaron alrededor del mundo para ir recolectando información.

Bajo el liderazgo de al-Khawarizmi, setenta geógrafos trabajaron juntos para producir el primer mapa del mundo, en 830 eC.

Al-Idrisi creció en la España musulmana y se educó en Córdoba, fue contratado para producir un mapa para el rey normando de Sicilia, Roger II. Cristóbal Colón utilizó un mapa derivado del trabajo de Al-Idris, en sus exploraciones al Nuevo Mundo.

Las Palabras en inglés de origen árabe.

Entre todas nuestras lenguas occidentales, el español es el que tiene un mayor número de palabras provenientes del árabe, por ejemplo:

 

      Español:                               Árabe: 

1.   Almirante                            1. Amir

2.   Alquimia                             2. Al-kimiya

3.   Alcohol                                3. Al-kohl

4.   Álgebra                               4. Al-Jabr

5.   Almanaque                          5. Al-manaakh

6.   Atlas                                   6. Atlas

7.   Alcanfor                              7. Kafur

8.   Cero                                    8. Sifr

9.   Córnea                                9. Qarniya

10.   Algodón                            10. Qutn

11.   Elixir                                11. Aksir

12.   Gasa                                12. Gazz

13.   Safari                               13 Safara

14.   Sofá                                 14. Suffa

15.   Talco                               15. Talq

16.  Tifón                                16. Tufaan

17.   Visir                                 17. Wazir

Comentarios