Contenido

content

Content of article

Aleyas 155 - 167 Castigo por la incredulidad

Ustedes serán puestos a prueba con temor, hambre y pérdidas, pero soporten con paciencia para encontrar las bendiciones de Dios. Las colinas de la mezquita sagrada en La Meca, Safa y Marwa, son dos señales de Dios, así que realicen los rituales de las peregrinaciones mayor y menor. Caminen entre las dos colinas sin temor. Dios rechaza a quienes ocultan la verdad y la guía, a menos que se arrepientan. El infierno es para los incrédulos. Solo existe un Dios y no hay deidad alguna merecedora de adoración excepto Dios. La creación de Dios del universo con todas sus maravillas es una señal para la gente que reflexiona. Sin embargo, algunos siguen adorando a otros distintos de Dios. Si solo pudieran ver a sus falsos dioses en el Día del Juicio rechazando a sus seguidores y distanciándose de ellos… Ellos pedirán una última oportunidad, pero Dios les mostrará los frutos de sus actos y sentirán un arrepentimiento amargo.

Aleyas 168 – 177 La rectitud explicada

Seres humanos, coman de lo que es lícito y bueno y no sigan a su enemigo Satanás. Él conduce al mal y a la inmoralidad, y los alienta a hablar sobre Dios sin sabiduría ni conocimiento. Cuando se les pide que sigan a Dios, se niegan y dicen que ellos seguirán lo que seguían sus antepasados. Eso no tiene sentido. Llamar a los incrédulos es como llamar a alguien sordo, ciego y mudo. Son incapaces de entender. Coman de las cosas buenas y lícitas provistas y agradezcan a Dios. No coman carroña, sangre, carne de cerdo ni carne de animales que hayan sido sacrificados en nombre de algo o alguien distinto de Dios. Si están obligados a hacerlo por necesidad, no es un pecado.

Aquellos que ocultan parte del Libro de Dios o venden Sus revelaciones por un beneficio material solo consumirán fuego y en el Día del Juicio Dios no les hablará. Intercambian guía por error y perdón por tormento. Dios ha enviado el Libro, pero algunos aun tratan de desviar. La persona recta da caridad a pesar del hecho de que ama su riqueza y posesiones. Y da a sus familiares, a los huérfanos y necesitados, a viajeros y a indigentes, y da para la liberación de quienes están en cautiverio. Establece la oración, paga la caridad obligatoria, mantiene sus promesas y es constante en la desgracia. Los rectos son sinceros y piadosos.

Aleyas 178 – 195 Normas para los creyentes

Creyentes, la retribución justa se prescribe en casos de asesinato; el asesino será ejecutado y nadie más en su lugar. Si el culpable es indultado, sean justos y paguen lo que es debido. Este proceso es una misericordia de Dios. Exceder los límites resultará en un castigo doloroso. Cuando la muerte se acerque, deben legar a sus padres y parientes cercanos.[1] Si un testamento es cambiado ello es un pecado para quien lo altera, pero si quien sospecha de que el testador cometió un error media entre las partes, no incurre en falta.

El Corán fue revelado en ramadán, es un libro para guiar a toda la humanidad. Ayunen en este mes, pero quien esté enfermo o de viaje puede recuperar más tarde los días perdidos. Dios no quiere que sufran dificultades, sino que Lo glorifiquen y Le muestren agradecimiento. Dios está cerca y responde a quienes Lo llaman. Por lo tanto, sean obedientes y pongan su confianza en Dios.

Es permisible tener relaciones sexuales con sus cónyuges legítimos la noche anterior al ayuno. Ustedes son como la vestimenta uno del otro. Dios sabe que fue difícil para ustedes abstenerse, así que se los facilitó. Coman y beban hasta que el hilo blanco del amanecer se distinga del hilo negro de la noche, luego ayunen hasta el anochecer. No tengan relaciones sexuales durante su retiro en las mezquitas en los últimos diez días de ramadán. No sobrepasen los límites establecidos.

No consuman injustamente la riqueza de otros ni incurran en soborno. Cuando les pregunten sobre las lunas crecientes digan que son para determinar períodos de tiempo y saber el tiempo de la peregrinación. No entren en las casas por las puertas traseras, entren por las puertas principales y teman a Dios.

Combatan a aquellos que luchan contra ustedes, pero no traspasen los límites.[2] Mátenlos donde sea que los encuentren y expúlsenlos de los lugares de donde ellos los expulsaron. Matar no es bueno, pero la maldad es peor. Luchen hasta que ya no haya más desorden y la religión de Dios reine. Si ellos cesan las hostilidades, entonces deténganse y no luchen de nuevo a menos que no traspasen los límites. Pelear en el mes sagrado está prohibido, pero si alguien comete agresión contra ustedes, les está permitido tomar represalias.

Aleyas 196 -203 La peregrinación

Completen las peregrinaciones, teniendo cuidado de seguir las normas establecidas por Dios. La peregrinación mayor (Jayy) es en los meses reconocidos y quienes la emprenden deben abstenerse de las relaciones sexuales, el lenguaje obsceno, las peleas y las disputas. Tomen provisiones, pero la piedad es la mejor provisión. No hay nada de malo en hacer negocios. Cuando regresen de Árafa deténganse en Muzdalifa y luego salgan del lugar de donde salen todos. Y después de cumplir con sus deberes, recuerden a Dios más apasionadamente de como solían recordar a sus antepasados antes del Islam.

Aquellos que solo suplican por el bien en este mundo no tendrán parte en el Más Allá, pero quienes piden el bien en este mundo y en el próximo y buscan protección contra el fuego, lograrán aquello para lo que han trabajado. Recuerden a Dios en los días posteriores al sacrificio. Pueden irse después de dos días o quedarse.

Aleyas 204 – 212 Abrazar el Islam y rechazar a Satanás

Entre la gente hay algunos hipócritas que te impresionan con sus puntos de vista y Le piden a Dios que sea testigo de lo que hay en sus corazones, pero cuando están lejos de ti causan maldad y destrucción, y no prestan atención cuando se les dice que teman a Dios. El infierno será su morada. Por otro lado, hay algunos que dan sus vidas para buscar la complacencia de Dios. Dios es cariñoso con Sus devotos. Creyentes, abracen el Islam por completo y no sigan los pasos de Satanás, su enemigo declarado. Si se desvían después de haber recibido pruebas claras, sepan que nadie puede escapar de Su castigo ni derrotarlo. ¿Están esperando que Dios descienda? Todos los asuntos serán presentados ante Él.

Pregúntenles a los judíos sobre las señales claras que les fueron dadas. Cualquier que cambie las revelaciones de Dios debe entender que la retribución de Dios será severa. La vida de este mundo es encantadora para los incrédulos, pero aquellos que temen a Dios estarán por encima de ellos en el Día del Juicio. Dios da provisión sin límites a quien Él quiere.

  1. Esta disposición legal luego fue abrogada cuando Dios legisló cuotas fijas de herencia para quienes tienen derecho a ella.
  2. La aleya 190 fue el primer versículo revelado acerca de la yijad y fue complementado por Corán 9:36.


Comentarios