Contenido

content

Content of article

Argumento lógico

La lógica dicta que si existiera más de un Dios que hubiera creado al universo, este estaría en caos y no existiría el nivel de orden que encontramos hoy en el cosmos. Sin embargo, se podría señalar que un automóvil fue creado por más de un creador, una persona colocó las llantas, otra instaló el motor y otra el sistema computarizado. De modo que es posible que haya más de un creador para una cosa creada que exhiba orden y estabilidad.

A fin de responder esta objeción, lo que debe entenderse es que la mejor explicación para los orígenes del universo es el concepto de Dios y no de "diseñador" o "creador". Existe la posibilidad de múltiples diseñadores o creadores, como lo subraya el ejemplo del automóvil, pero no puede haber más de un Dios. Esto es debido a que Dios, por definición, es el ser que tiene una voluntad imponente ilimitada, así que si hubiera dos o más dioses, eso significaría que tendrían una lucha de voluntades, lo que resultaría en caos y desorden. Sin embargo, podemos asumir que ellos podrían ponerse de acuerdo para tener la misma voluntad o para que cada uno tuviera su propio dominio, pero eso significaría que sus voluntades estarían limitadas y pasivas, lo que significaría que ellos, por definición, ¡ya no serían dioses!

Esto está bien explicado por Ibn Abi Al Izz en su comentario de Aqidah At-Tahawiyyah:

"El argumento más común que sostienen es conocido como el argumento de la exclusión. Este argumento es así: Si hubiera dos creadores y ellos estuvieran en desacuerdo con respecto a algo –como que uno quisiera mover X, mientras que el otro no quisiera moverlo; o que uno quisiera hacer de Y un ser vivo, mientras que el otro quisiera hacerlo inerte–, entonces, hablando lógicamente, solo habría tres posibilidades. Primero, las voluntades de los dos se llevan a cabo; segundo, solo la voluntad de uno de ellos se lleva a cabo; tercero, ninguna de sus voluntades es llevada a cabo. El primer caso no es posible porque requiere la existencia de contrarios. La tercera posibilidad también queda descartada porque implica que un cuerpo ni se mueve ni no se mueve, y eso es imposible. Esto también implicaría que los dos serían incapaces de llevar a cabo sus voluntades, lo que los descalificaría de ser dioses. Finalmente, si la voluntad de uno de ellos se realiza y la del otro no, solo aquel cuya voluntad se realiza merece ser Dios y el otro no puede ser considerado una deidad".

Diferenciación conceptual

¿Qué hace que apreciemos la diferencia y la dualidad? ¿Cómo diferenciamos entre dos personas que caminan por la calle? La respuesta está en lo que se denomina diferenciación conceptual. Estos conceptos incluyen espacio, distancia, forma y características físicas. Tomemos por ejemplo el siguiente diagrama:

La razón por la que podemos percibir que hay dos objetos en el diagrama es que hay diferencias en su color, tamaño y forma, incluyendo su ubicación, ya que hay una distancia entre ellos. En ausencia de estos conceptos, ¿podríamos acaso percibir los dos objetos, o incluso algún objeto? En verdad, no, puesto que estos conceptos se requieren para percibir cualquier número de entidades. Ahora bien, ya que la causa del universo está fuera del universo (si la causa fuera parte del universo, eso significaría que el universo se creó a sí mismo, esto es absurdo pues implicaría que el universo en un punto existe y no existe a la vez), podemos asumir que no hay diferenciadores conceptuales como distancia, forma, color y tamaño, puesto que dichos conceptos solo tienen sentido dentro del universo. Por lo tanto, si no hay diferenciadores conceptuales reconocibles, no podemos afirmar que haya una multiplicada de causas, pues como ya se explicó, es imposible percibir la pluralidad o diversidad en ausencia de tales conceptos.

Ya que no se tienen conceptos para reconocer una pluralidad de causas, ¿esto significa que no puede existir ni siquiera una causa? No, puesto que si no hubiera causa para el universo, entonces eso significaría que el universo, en palabras de Bertrand Russell, "simplemente está ahí y eso es todo". En otras palabras, eso significaría que el universo es infinito, sin embargo esto no puede ser, como ya se mencionó, puesto que el universo tuvo un comienzo. Por lo tanto, una causa singular e independiente es racionalmente necesaria para explicar el hecho de que el universo comenzara a existir y que una diversidad de causas no pueda ser percibida debido a la ausencia de diferenciadores conceptuales.

Unicidad

La causa del universo tiene que ser única, como dice el Corán: "No hay nada ni nadie que sea semejante a Él". Si la causa del universo no fuera única, eso significaría que hay algunas similitudes entre la causa del universo y el universo mismo. Esto no es posible, ya que ello pondría a la causa del universo dentro del universo (si definimos el universo como la suma de toda la materia) y ello conllevaría al absurdo, pues implicaría que el universo se creó a sí mismo. Ahora bien, es posible formular esta pregunta: ¿Por qué la causa del universo no puede parecerse al universo? La respuesta salta a la vista: Esta causa debe ser inmaterial puesto que creó la suma de todo lo material, que es el universo en sí; y otro principio que apoya esto es la primera ley de la termodinámica, que afirma que "la energía no puede ser creada ni destruida", por lo tanto, la energía (es decir, la materia) no puede crearse a sí misma. Si la causa fuera material, entonces desafiaría este principio, pues significaría que la materia y la energía se crean a sí mismas. Por lo tanto, podemos concluir que la causa del universo debe ser inmaterial y, en consecuencia, única.

¿Cómo se relaciona esto con la Unicidad de Dios? Pues bien, si hubiera más de una causa para el universo, eso significaría que no son causas únicas. Sin embargo, aún se podría argumentar que pueden haber dos causas inmateriales, a lo que debemos responder: ¿Qué significa eso? Eso violaría la teoría de la navaja de Ockham y nos llevaría de nuevo al primer argumento.

Comentarios