Contenido

content

Content of article

Todo seguidor de un credo cree que su credo es el verdadero, y todos los seguidores de una religión creen que su religión es la ideal y el camino más correcto. Cuando le pregunta a los seguidores de religiones adulteradas o de credos inventados por el hombre acerca de la prueba de su creencia, sostienen que simplemente siguen la fe de sus padres. Luego relatan historias cuya cadena de transmisión no es fiable y cuyos textos están llenos de fallos y defectos. Sólo dependen de libros heredados cuyos autores, escribas e incluso sus idiomas originales son desconocidos. No son más que un rejunte de relatos, magnificados y heredados generación tras generación sin ningún tipo de verificación académica acerca de su cadena de transmisión ni un control preciso de sus textos.

Estos libros, narraciones e imitaciones ciegas y desconocidas no pueden ser tomados como evidencia en lo que respecta a religiones y creencias. ¿O es posible que todas estas religiones adulteradas y credos inventados por el hombre sean verdaderos o falsos?

Es imposible que todas esas religiones sean verdaderas, pues la verdad es una sola y no puede haber varias sobre un mismo tema. También es imposible que todas estas religiones y creencias adulteradas provengan de Allah y por ende sean verdaderas. Entonces, dado que hay numerosas religiones y sólo una es la verdadera, ¿cuál de todas ellas es la verdadera religión? Debería haber criterios para distinguir la verdadera religión de las falsas. Si descubrimos que estos criterios se ajustan a una religión, entonces sabremos que esa es la verdadera; y cuando una religión carezca de todos o algunos de esos criterios, estaremos frente a una religión falsa.

Los criterios por los cuales distinguimos a la verdadera religión de las falsas son:

Primero: Que la religión provenga de Allah, revelada a través de un ángel a uno de Sus Mensajeros para que éstos a su vez la transmitan a la humanidad. Pues la verdadera religión proviene de Allah, y es Él Quien recompensará a Sus siervos y los juzgará el Día de la Resurrección sobre las bases de la religión que les había revelado. Dice Allah en el Corán:

“Por cierto que te hemos concedido la revelación como lo hicimos con Noé y con los Profetas que le sucedieron. Asimismo revelamos a Abraham, Ismael, Isaac, Jacob, a las doce tribus, Jesús, Job, Jonás, Aarón y Salomón. Y concedimos David los Salmos.”

(Corán 4:163.)

Allah, glorificado sea, también dice:

“Y por cierto que a todos los Mensajeros que envié antes de ti [¡Oh, Muhammad!] les revelé que no existe más divinidad que Yo, [y les ordené:] ¡Adoradme sólo a Mí!”

(Corán 21:25)

Según estos versículos y criterios, toda religión que tenga origen en el hombre y que no se le atribuya a Allah es definitivamente una religión falsa.

Segundo: Que la religión convoque a adorar solamente a Allah; debe prohibir el politeísmo en cualquier forma (Shirk) y todo lo que pueda conducir a él. Esto se debe a que el llamado a la unicidad de Allah, al monoteísmo, es la misión primaria de todos los Profetas y Mensajeros. Todos los Profetas le dijeron a su gente:

“Adorad a Allah, pues no existe otra divinidad salvo Él.”

(Corán 7:73)

Tercero: Debe concordar con el principio sobre el cual todos los Mensajeros convocan a su pueblo es adorar a Allah solamente y evitar el politeísmo, la desobediencia a los padres, matar a una persona injustamente y todo tipo de cosas inmorales, ya sean evidentes u ocultas. Dice Allah en el  Corán:

“Y por cierto que a todos los Mensajeros que envié antes de ti [¡Oh, Muhammad!] les revelé que no existe más divinidad que Yo, [y les ordené:] ¡Adoradme sólo a Mí!.”

(Corán 21:25)

También dice:

“Diles: Venid que os informaré lo que vuestro Señor os ha prohibido: No debéis asociarle nada y seréis benevolentes con vuestros padres, no mataréis a vuestros hijos por temor a la pobreza, Nosotros Nos encargamos de vuestro sustento y el de ellos, no debéis acercaros al pecado, tanto en público como en privado, y no mataréis a nadie que Allah prohibió matar, salvo que sea con justo derecho. Esto es lo que os ha ordenado para que razonéis.”

(Corán 6:151)

También dice:

“Y pregunta [a los pueblos que] les enviamos Mensajeros antes de ti: ¿Acaso les autorizamos que adorasen a otro fuera del Misericordioso?”[6]

(Corán 43:45)

Cuarto: No debe contradecirse ordenando algo y contradiciéndolo con otra cosa. Tampoco debe prohibir algo y luego permitir algo similar sin razón alguna o prohibir algo para algún grupo y permitírselo a otros. Dice Allah en el Sagrado Corán:

“¿Acaso no reflexionan en el Corán y sus significados? Si no procediera de Allah habrían encontrado en él numerosas contradicciones.”

(Corán 4:82)

Quinto: La verdadera religión debe incluir lo que puede preservar para las personas, su religión, honor, propiedad, vidas y familia a través de los mandamientos, prohibiciones y morales que ordena para proteger estos cinco factores importantes.

Sexto: Debe servir como piedad para la humanidad y salvarlos de sus propias injusticias y las injusticias que cometen unos contra otros mediante la usurpación de los derechos o mediante el engaño a los débiles por parte de los más fuertes. Allah nos dice lo siguiente al explicar la piedad que implica la Tora que le fue entregada al Profeta Moisés:

“Y cuando Moisés se calmó de su ira recogió las tablas. En ellas hay guía y misericordia para quienes temen a su Señor.”

(Corán 7:154)

También nos dice lo siguiente al informarnos del mensaje del Profeta Jesús:

“Y lo convertiremos en un signo para la humanidad y una misericordia.”

(Corán 19:21)

Dice lo siguiente acerca del Profeta Salih:

“Dijo [Salih]: ¡Oh, pueblo mío! ¿Acaso no veis que poseo una prueba evidente de mi Señor y que me ha concedido una misericordia dimanada de Él [la profecía]? ¿Quién me protegerá de Allah si Le desobedezco [como pretendéis]? No lograríais con ello más que aumentar mi perdición.”

(Corán 11:63)

Dice lo siguiente sobre el Corán:

“Y revelamos el Corán como cura para los corazones y misericordia para los creyentes, pero ello no hace sino aumentar a los inicuos su perdición.”

(Corán 17:82)

Séptimo: Debe ser una orientación hacia la Ley de Allah y enseñarle al hombre la intención de Allah mediante esa Ley. También debe poder decirle al hombre su origen y su destino final. Dice Allah sobre la Tora:

“Hemos revelado la Tora. En ella hay guía y luz.”

(Corán 5:44)

Y dice lo siguiente sobre el Evangelio revelado a Jesús:

“Le revelamos el Evangelio en el que hay guía y luz…”

(Corán 5:46)

Dice lo siguiente sobre el Corán:

“Él es Quien envió a Su Mensajero con la guía y la religión verdadera para hacerla prevalecer sobre todas las religiones, aunque esto disguste a los idólatras.”)

(Corán 9:33)

La verdadera religión es aquella que incluye una guía hacia la Ley de Allah, que le da paz y tranquilidad a la mente, la protege de todas las insinuaciones perniciosas, responde todas sus preguntas y resuelve todos sus problemas.

Octavo: Debe convocar a un comportamiento noble y buenas acciones como la honestidad, la sinceridad, la modestia, la caridad y la generosidad. Debe también prohibir las malas conductas como la desobediencia a los padres, matar almas inocentes, todo tipo de inmoralidades, mentiras, injusticias, agresiones, avaricia y pecados.

Noveno: Debe ser capaz de brindarles felicidad a quienes creen en él. Dice Allah:

“No te hemos revelado el Corán para que te agobies [y sufras por la incredulidad de tu pueblo ¡Oh, Muhammad!].”

(Corán 20:1-2)

También debe estar en armonía con la naturaleza correcta.

“Conságrate [¡Oh, Muhammad!] al monoteísmo, que ello es la inclinación natural con la que Allah creó a los hombres.”

(Corán 30:30)

También debe estar en armonía con una razón firme, porque la verdadera religión está legislada por Allah y la razón firme está creada por Allah y por lo tanto es imposible que la Ley de Allah y la razón se contradigan entre sí.

Décimo: Debe llevar a la verdad, advertir contra la falsedad, alejar a las personas del error y guiarlas por el camino correcto en el que no hay desvíos. Allah habla sobre los genios que cuando oyeron el Corán recitado dijeron:

“¡Oh, pueblo nuestro! Ciertamente hemos oído un Libro revelado después de Moisés que corrobora los Mensajes anteriores y guía hacia la Verdad y el sendero recto.”

(Corán 46:30)

No debe llamar a hacer aquello que provocará miserias en las personas, pues Allah dice lo siguiente sobre el Corán:

“No te hemos revelado el Corán para que te agobies [y sufras por la incredulidad de tu pueblo ¡Oh, Muhammad!].”

(Corán 20:1-2)

La verdadera religión tampoco debe fomentar la autodestrucción de las personas. Dice Allah:

“No os autodestruyáis. Allah es Misericordioso con vosotros.”

(Corán 4:29)

Tampoco debe distinguir entre sus seguidores por su raza, color o clan. Dice Allah:

“¡Oh, humanos! Os hemos creado a partir de un hombre [Adán] y una mujer [Eva], y [de su descendencia] os congregamos en pueblos y tribus para que os conozcáis unos a otros. En verdad, el más honrado de vosotros ante Allah es el más piadoso. Ciertamente Allah es Omnisciente y está bien informado de lo que hacéis.”

(Corán 49:13)

Por lo tanto, el criterio reconocido para darles precedencia a las personas en la verdadera religión es la piedad.

Luego de mencionar los criterios para distinguir entre la verdadera religión y las falsas y citar evidencias del Corán acerca de que estos criterios son generales en el caso de todos los verdaderos Mensajeros enviados por Allah, es apropiado mencionar los tipos de religión.


Comentarios