El Propósito de la Creación (parte 1 de 3): Introducción

Introducción

El propósito de la creación es un tema que interesa a cada ser humano en algún punto de  su vida.  Todos, en uno u otro momento, nos hacemos la pregunta: “¿Por qué existo?”;  o: “¿Con qué propósito estoy aquí en la tierra?” 

La variedad y complejidad de los sistemas intrincados que constituyen la sociedad de los seres humanos y el mundo en que ellos existen, indican que tiene que haber existido un Ser Supremo que los creó.  El diseño apunta a un diseñador. Cuando los seres humanos se encuentran con huellas en una playa, concluyen inmediatamente que un ser humano caminó previamente por allí poco tiempo antes.  Nadie imagina que las olas del mar se han establecido en la arena y por casualidad se produjo una depresión que se parece a las huellas humanas exactamente.  Ni tampoco los seres humanos concluyen instintivamente que cobraron existencia sin un propósito. Siendo que el actuar con un propósito es un producto natural de la inteligencia humana, los humanos concluyen que el Ser Inteligente y Supremo que los creó lo debe haber hecho con un propósito específico.  Por consiguiente, los seres humanos necesitan conocer el propósito de su existencia para poder dar un sentido a sus vidas, y hacer lo que es finalmente beneficioso para ellos mismos. 

A lo largo de la historia, sin embargo, ha existido una minoría de personas que han negado la existencia de Dios.  En su opinión, el universo es eterno y la humanidad es meramente un producto de la coincidencia de combinaciones accidentales de sus elementos.  Por consiguiente, para ellos, la pregunta: “¿Por qué Dios creó al ser humano?”, no tuvo y todavía no tiene ninguna respuesta.  Según ellos, simplemente no hay ningún propósito para la existencia.  Sin embargo, la inmensa mayoría de la humanidad, a lo largo de la historia ha creído y continúa creyendo en la existencia de un Ser Supremo que creó este mundo con un propósito.  Para todos ellos era, y continúa siendo, importante saber sobre el Creador y el propósito para el cual Él creó a los seres humanos. 

La Respuest   

Para responder a la pregunta “¿Por qué Dios creó al hombre?”, debe determinarse primero desde qué perspectiva la pregunta es formulada.  Desde el punto de vista de Dios significaría: ¿Qué motivó a Dios a crear a los seres humanos?; mientras que desde el punto de vista humano significaría: “¿Con qué propósito creó Dios a los seres humanos?”. Ambos puntos de vista representan aspectos de la intrigante pregunta “¿Por qué existo?”... se explorarán ambos aspectos de esta pregunta basados en la guía brindada por la revelación divina. Éste no es un tema para la especulación, porque de las conjeturas no se puede  obtener la verdad completa en esta materia. ¿Cómo podrían los seres humanos deducir intelectualmente la realidad de su existencia, cuando ellos apenas pueden comprender cómo su propio cerebro o su entidad más elevada, la mente, funciona?  Por consiguiente, los numerosos filósofos que han especulado sobre esta pregunta a lo largo del la historia han propuesto respuestas innumerables, todas ellas basadas en presunciones que no pueden demostrarse. Las preguntas sobre este tema han llevado a varios filósofos incluso a declarar que realmente no existimos y que el mundo entero es imaginario. Por ejemplo, el filósofo griego Platón (428-348 a.C.) sostenía que el mundo cotidiano de cosas cambiantes, en cual el hombre llega a conocer a través de sus sentidos, no es la realidad primaria, sino que es la sombra  de un mundo de apariencias. Muchos otros, como se mencionó previamente, afirmaron y continúan afirmando que no hay ningún propósito en absoluto para la creación de los seres humanos. Según ellos, la existencia humana es meramente un producto de coincidencias. No puede haber ningún propósito si la vida evolucionó de materia inanimada que sólo tomó vida por casualidad. Si los supuestos “primos” de la especie humana, los monos y los simios, no se preocupan por preguntas acerca de la existencia; ¿por qué los seres humanos deben preocuparse por ellas?

Aunque la mayoría de las personas deja de lado la pregunta de “por qué hemos sido creados”, después de una breve reflexión ocasional, es sumamente importante para los seres humanos conocer la respuesta.  Sin el conocimiento de la respuesta correcta, los seres humanos no serían distinguibles de los otros animales a su alrededor. Las necesidades animales y los deseos de comer, beber y procrear, se convertirían en el propósito de la existencia humana por defecto, y el esfuerzo humano se enfocaría entonces en esta limitada esfera. Cuando la satisfacción material se convierte en la meta más importante en la vida, la existencia humana se degrada más aun que la del más bajo de los animales. Los seres humanos harán un mal uso de su inteligencia dada por Dios si carecen del conocimiento del propósito de su existencia. La mente humana degradada usa sus habilidades para crear drogas y bombas, y se sumerge en la fornicación, la pornografía, la homosexualidad, los juegos de azar, el suicidio, etc. Sin el conocimiento del propósito de la vida, la existencia humana carece de todo significado y, como consecuencia, se pierde; y la recompensa de una vida eterna llena de felicidad en el más allá, se destruye completamente. Por lo tanto, es de suma importancia que los seres humanos contesten correctamente a la pregunta: “¿Por qué estamos aquí?” 

Las personas muy a menudo consultan a otras buscando respuestas. Sin embargo, el único lugar donde pueden encontrarse respuestas claras y precisas a estas preguntas, es en los libros de la revelación divina. Era necesario que Dios revelara el propósito de la vida a través de Sus profetas, porque los seres humanos son incapaces de llegar a las respuestas correctas por sí mismos. Todos los profetas de Dios les enseñaron a sus seguidores las respuestas a la pregunta “¿Por qué Dios creó al hombre?”

Elige Tu Idioma