Contenido

content

Content of article

La creencia en la Predestinación Divina (Qadar)

Alabado sea Allah y la paz y bendiciones sean con su Mensajero Muhammad. En el Islam hay seis pilares de la fe: creer en Allah como el Único Dios verdadero digno de adoración exclusiva, Creador y Sustentador de todo cuanto existe, creer en la existencia de Sus Ángeles, en Sus Libros, en Sus Mensajeros, en el Día del Juicio (El Último Día)  y en la Predestinación divina.

La creencia en la predestinación divina (Qada wa Qadar) tiene cuatro niveles:

1) Conocimiento: Nosotros creemos que Allah,  Exaltado sea, sabe todo lo que ha sucedido y todo lo que sucederá y cómo sucederá. Su conocimiento es eterno, no adquiere uno nuevo  ni olvida lo que sabe. 


 2) Registro: Nosotros creemos que Allah ha registrado en la tabla segura (Al Lowh al Mahfuz) cualquier cosa que vaya a ocurrir hasta el Día del Juicio. “¿No sabían que Allah conoce todo lo que está en el cielo y en la tierra? Verdaderamente está (todo) en un libro. Verdaderamente, eso es fácil  para Allah” [22:70].


 3) Voluntad: Nosotros creemos que Allah ha deseado todo lo que acontece en el cielo y la tierra. Nada sucede excepto por Su Voluntad. Cualquier cosa que Él desea, tendrá lugar, y cualquier cosa que Él no desea, no pasará. 


 4) Creación: Nosotros creemos que “Allah es el Creador de todas las cosas , Él es el Guardián sobre todas las cosas, y a Él pertenecen las llaves de los cielos y la tierra” [39:62-63]. Este nivel incluye todo aquello que Allah Mismo hace y cualquiera de Sus criaturas. Así, cada dicho, hecho u omisión de la gente es sabido por Allah, Quien lo ha registrado, deseado y creado: “Para el que de vosotros quiera seguir la verdad. Pero no querréis a menos que Allah, el Señor de todos los mundos, quiera” [81:28-29] 

El Libre Albedrío o libertad del Hombre

Nosotros creemos, de cualquier forma, que Allah ha garantizado al hombre un poder y un libre albedrío por el cual él lleva a cabo sus acciones. Esto puede ser probado por los siguientes puntos:

1) Allah dice: “Así que aproximaos a vuestros campos (esposas) cuándo y cómo deseéis” (2:223); y “Si ellos hubieran deseado ir adelante, ellos hubieran hecho alguna preparación para ello” [9:46]. En estos versos, Allah afirmó para el hombre un “adelantarse” y “una preparación” por su deseo.

2) Dirigir a un hombre a hacer o no hacer: Si un hombre no tiene libre albedrío y poder, estas direcciones significan que Allah está pidiendo al hombre que haga aquello que no puede. Esta suposición es rechazada por la Sabiduría, la Misericordia y la Declaración veraz de Allah:“Allah no carga a una alma más allá de su capacidad”[2:286].

3) Alabar a los virtuosos por sus hechos y culpar a los malhechores por sus acciones y recompensar a cada uno de ellos con lo que merece. Si la acción no es hecha por el libre albedrío, entonces el alabar al virtuoso es una broma y el castigar al malhechor es una injusticia; y Allah está, por supuesto, lejos de la broma y de ser injusto.

4) Allah ha enviado Mensajeros quienes están “trayendo buenas noticias, y advirtiendo, para que así la humanidad no pueda tener argumento contra Él después de (la venida) de los Mensajeros” [4:165]. Si las acciones individuales no son llevadas a cabo por su libre albedrío, su argumento no es válido por el hecho de que Allah envió Mensajeros.

5) Cada hacedor de acciones siente que hace o no hace una cosa sin coerción. Se levanta y se sienta, entra y sale, viaja y se queda por su propio libre albedrío sin sentir que nadie lo fuerza para hacer alguna de estas acciones. De hecho, él claramente distingue la diferencia entre ambos. La Ley Islámica también sabiamente distingue entre estos estados de los asuntos. No castiga a alguien por una mala acción hecha bajo compulsión.

No hay excusa para los Pecadores

Nosotros creemos que el pecador no tiene excusa en el Decreto Divino de Allah, porque él comete su pecado por su libre albedrío, sin saber lo que Allah ha decretado para él, ya que nadie lo sabe antes de que tenga lugar: “Ninguna alma conoce lo que ganará mañana” [31:34] ¿Cómo puede ser posible entonces, presentar una excusa que no es conocida para la persona quien la está anteponiendo cuando comete su ofensa? Allah invalidó este tipo de argumento diciendo: “Los idólatras dirán: “Si Allah hubiera deseado, no hubiéramos sido idólatras, ni nuestros padres, ni hubiéramos tenido nada prohibido. Del mismo modo negaron la verdad quienes les precedieron hasta que probaron Nuestra ira. Di: ¿Tenéis acaso algún conocimiento que nos podáis mostrar? Sólo seguís suposiciones y no hacéis sino conjeturas” [6:148]

Nosotros decimos al pecador quien está usando el Decreto Divino como una excusa: ¿Por qué no realizaste obras de obediencia, asumiendo que Allah las ha decretado sobre ti, ya que tú no conoces la diferencia entre los buenos hechos y los pecados? Esta es la razón por la que, cuando el Profeta Muhammad dijo a sus Compañeros que la posición de cada uno en el Paraíso o en el Infierno ya ha sido asignada, ellos dijeron: “¿No deberíamos depender de esto y dejar de obrar?”. Él dijo: “No, trabajad y cada uno será dirigido hacia lo que ha sido  creado para él” (1)

Nosotros decimos al pecador que está tratando de encontrar una excusa en el Decreto Divino: Si te ofrecieran dos trabajos, teniendo uno de ellos un salario más alto, ciertamente lo tomarías. ¿Escogerías lo que es más bajo y usarías el Decreto Divino como una excusa?”.

Y también podríamos aún decirle: “Cuando estás enfermo y tocas a la puerta de cada médico buscando tratamiento y soportando cualquier dolor que pueda resultar de las operaciones de cirugía y la amargura de la medicina. ¿Por qué no haces lo mismo cuando tu corazón está enfermo espiritualmente con los pecados?”.

 

Notas a pie de página

  1. Reportado en Bukhari y Muslim
  2. Reportado en Muslim

Fuente: Ver  El Aquidah de los Ahlus Sunnah wal Yama-ah

Por: el Sheik Muhammad As Salih Al-Uthaymin


Comentarios