Contenido

content

Content of article

Después de todas estas reflexiones sobre la creación del universo, nos pareció correcto mencionar algunas de las razones por las que Allah creó a estos enormes seres y asombrosos signos.

1. Someterlas al hombre: Cuando Allah decretó crear un sucesor en esta tierra que lo adoraría y habitaría la tierra, creó para él todas estas cosas, para así tener una vida correcta y que sus asuntos terrenales y su morada final sean correctos para él. Dice Allah:

“Y os sometió cuanto hay en los cielos y la Tierra por Su gracia. Ciertamente en esto hay signos para quienes reflexionan.”

(Corán 45:13)

También dice:

“Allah es Quien creó los cielos y la Tierra e hizo descender la lluvia del cielo con la que hace brotar los frutos para vuestro sustento. Él os sometió las naves para que con ellas surquéis el mar por Su designio, y os sometió los ríos [para que os beneficiéis de ellos].También sometió el sol y la luna, que siguen su curso incesantemente, y dispuso que la noche suceda al día. Él os ha dado todo cuanto Le pedisteis. Sabed que si intentarais contar las gracias de Allah no podríais enumerarlas; ciertamente el hombre es injusto, desagradecido.”

Corán 14:32-34

2. Hacer que los cielos y la tierra y todo lo que hay en el universo sean pruebas del Señorío de Allah y signos de Su Unicidad. Porque lo más grandioso en esta vida es afirmar el Señorío y la Unicidad de Allah. Y debido a que es el asunto más grandioso, Allah ha establecido en su apoyo evidencias asombrosas y lo demostró con las pruebas más convincentes. Por eso, Allah creó los cielos, la tierra y todos los otros seres para que sean evidencias de ello. Es por eso que frases como “Y entre Sus signos” se mencionan en abundancia, como en los siguientes versículos:

Y entre Sus signos está la creación de los cielos y de la Tierra, la diversidad de vuestras lenguas y razas. Por cierto que en esto hay signos para quienes los comprenden.”“Y entre Sus signos está [haberos creado] la noche para que descanséis en ella y el día para que procuréis Su gracia [el sustento]. Por cierto que en esto hay signos para quienes escuchan.”“Y entre Sus signos está hacer que el relámpago sea para vosotros motivo de temor y anhelo [de las lluvias] y el agua que hace descender del cielo para vivificar con ella la tierra árida. Por cierto que en esto hay signos para quienes razonan.“Y entre sus Signos está que el cielo y la Tierra se sostengan por Su voluntad, y luego cuando Él os convoque [el Día del Juicio] saldréis de la tierra [para comparecer ante Él].”

(Corán 30:22-25)

3. Convertirlos en evidencias de la existencia del Día de la Resurrección; dado que la vida encierra dos vidas, una vida de este mundo y una vida del más allá y la vida del más allá es la vida verdadera. Dice Allah:

“Esta vida mundanal transitoria no es más que distracción y diversión, y la verdadera vida [y eterna] está en el Paraíso. ¡Si supieran!”

(Corán 29:64)

Esto es así porque la morada del más allá es la morada de la recompensa y la reflexión y habrá regocijo eterno para quienes se lo merecen y tormento eterno para quienes lo merecen. Puesto que el hombre no puede llegar a esa morada a menos que muera y resucite, su existencia es negada por quienes tienen una relación cercenada con el Señor, cuya naturaleza ha sufrido una recaída y cuyo sentido de la razón ha sido dañado. Es por esto que Allah ha establecido pruebas y evidencias para que las almas puedan creer y sus corazones tengan convicción; pues la reproducción del alma es mucho más fácil que su primera creación y la creación de los cielos y la tierra es mucho más grande que la reproducción del hombre. Dice Allah:

“Él es Quien origina la creación y luego la reproduce, y ello Le es aún más fácil [que crear por primera vez]. A Él pertenecen los más sublimes atributos en los cielos y en la Tierra, y Él es Poderoso, Sabio.”

(Corán 30:27)

Dice también:

“Por cierto que la creación de los cielos y la Tierra es más grandiosa que la creación de los hombres; pero la mayoría de ellos lo ignoran.”

(Corán 40:57)

Y también dice:

“Allah es Quien elevó los cielos sin columnas, luego se estableció sobre el Trono; sometió al sol y a la luna haciendo que cada uno recorra [su orbita] por un plazo prefijado; Él decreta todos los asuntos y explica detalladamente Sus preceptos para que tengáis certeza de que ante Él compareceréis.”

(Corán 13:2)

¡Hombre, después de todo esto! Si todo este universo fuera sometido a ti y todos sus signos y pruebas te fueran mostrados, testificarías que no existe Señor digno de alabanza excepto Allah, Que no tiene compañeros. Cuando hayas sabido que tu resurrección y la vida después de la muerte son más fáciles que la creación de los cielos y la tierra, te encontrarás con tu Señor Quien te llamará a que rindas cuenta de tus actos y sabrás que todo este universo adora a su Señor y que todas Sus criaturas glorifican a su Señor con alabanzas:

“Todo cuanto existe en los cielos y en la Tierra glorifica a Allah. Ciertamente Él es Poderoso, Sabio.”

(Corán 62:1)

Todos se postran ante Su Majestad, pues Él dice:

“¿Acaso no ves que se prosternan ante Allah quienes están en los cielos y la Tierra, y el sol, la luna, las estrellas, las montañas, los árboles, las bestias, y muchos de los hombres? Pero también muchos [de los hombres y genios] merecen el castigo. Y a quien Allah humilla no habrá quien pueda dignificarlo; ciertamente Allah hace lo que Le place.”

(Corán 22:18)

Incluso aquellos seres adoran a su Señor de una manera que les corresponde, tal como explica Allah en este versículo:

“¿Acaso no ves que todo cuanto existe en los cielos y la Tierra glorifica a Allah? Hasta las aves con sus alas desplegadas lo hacen. Todos saben cómo adorarle y glorificarle; y Allah bien sabe lo que hacen.”

(Corán 24:41)

Si tu cuerpo funciona realmente según el decreto de Allah y lo que Él determina: El corazón, los pulmones, el hígado y todas las otras partes del cuerpo se someten a la voluntad del Señor… ¿Tu decisión final después de todo esto sería creer en su Señor o descreer de Él? ¿Su decisión sería ser incrédulo y desviarte de ese camino bendito que te rodea, incluso a tu cuerpo?

En realidad, la persona que está en sus cabales se considera mucho más allá de la posibilidad entre ser incrédulo y desviarse en la enormidad de este universo.


Comentarios