Contenido

content

Content of article

Dios manchará las caras de las personas del Infierno:

“El Día del Juicio unos rostros estarán radiantes y otros ensombrecidos. A aquellos cuyos rostros estén ensombrecidos se les dirá: ¿Habéis renegado de vuestra fe luego de haber creído? Sufrid el castigo por vuestra incredulidad.”

(Corán 3:106)

Sus caras estarán como si la noche las hubiese cubierto:

“Pero quienes hayan obrado el mal solamente, serán castigados acorde a él. Sentirán humillación, y no encontrarán quien les proteja [del castigo] de Dios. Sus rostros se ennegrecerán como la oscuridad de la noche. Ellos serán los habitantes del Fuego, donde permanecerán eternamente.”

(Corán 10:27)

El Fuego cubrirá a los incrédulos por todos lados como el pecado los cubrió como una sabana alrededor de su cuerpo:

 “Sufrirán en lechos de fuego que les envolverá”

(Corán 7:41)

“El día que el castigo les cubra por arriba de ellos y bajo sus pies…”

(Corán 29:55)

“…Ciertamente el Infierno acorralará a los incrédulos…”

(Corán 9:49)

El Fuego del Infierno asaltará los corazones. El Fuego penetrará en sus cuerpos gigantes y llegará a sus partes más profundas:

 “Por el contrario, serán arrojados en el Fuego devastador. ¿Y qué te hará comprender lo que es el Fuego devastador? Es el fuego encendido por orden de Dios que penetra hasta los corazones.”

(Corán 104:4-7)

El Fuego separará las entrañas como fue mencionado por el Profeta:

 “Se traerá a un hombre en el Día de la Resurrección y se lo arrojará al Fuego. Luego sus tripas se desparramarán en el Fuego y será forzado a dar vueltas como un burro en una rueda de molino, las personas del Infierno se reunirán a sus alrededores y dirán: ‘¿Qué te sucede? ¿No nos ordenabas hacer el bien y nos prohibías hacer el mal? Él dirá: ‘Les ordenaba hacer el bien, pero no lo hacia yo mismo y les prohibía hacer el mal. Pero lo hacía yo mismo.’  Luego dará vueltas como un burro en una rueda de molino.”

Sahih Al-Bujari, Sahih Mulim

Dios ha descrito las cadenas, yugos y argollas del Infierno. Los condenados estarán atados con cadenas y serán arrastrados con yugos en sus cuellos:

 “A los incrédulos les hemos preparado cadenas, argollas y el castigo del Infierno”.

(Corán 76:4)

“Disponemos de cadenas y del fuego del Infierno [para castigarlos] de una comida que [por su repugnancia] se atraganta y de un castigo doloroso.”

(Corán 73:12-13)

“y pondremos argollas en los cuellos de los incrédulos. ¿Acaso no serán castigados por lo que cometieron?”

(Corán 34:33)

“Cuando se les coloquen argollas en sus cuellos, y sean arriado con cadenas”

(Corán 40:71)

“[Entonces Dios les dirá a los Ángeles:] Tomadlo y ponedle argollas en el cuello. Introducidle en el fuego del Infierno, sujetadle, luego, con una cadena [del Infierno] de setenta codos,”

(Corán 69:30-32)

Los dioses paganos y otras entidades que fueron adoradas aparte de Dios, incluyendo el sol y la luna, que las personas usaban como intermediarios con Dios, serán arrojados al Fuego con ellos. Esto será para humillar y demostrar que las falsas deidades no tienen poder,

 “Vosotros [¡Oh, incrédulos!] y cuanto adoráis en vez de Dios[1]seréis combustible para el fuego del Infierno donde ingresaréis. Si éstos [ídolos] fueran divinidades como pretendéis no ingresarían en él; pero todos vosotros junto a lo que adoráis moraréis allí eternamente”.

(Corán 21:98-99)

Cuando el pecador vea el Infierno, se llenará de remordimiento, pero no le servirá de nada:

 “Si los inicuos tuvieran cuanto hay en la Tierra pretenderían entregarlo para salvarse. Ese día querrán ocultar su arrepentimiento. Se juzgará entre ellos con equidad y no serán oprimidos.”

(Corán 10:54)

El incrédulo rezará por su muerte cuando sienta el calor:

“Y cuando, encadenados, sean arrojados en un lugar estrecho del Infierno, pedirán ser destruidos. [Y se les dirá:] Hoy pediréis muchas veces ser destruidos.”

(Corán 25:13-14)

Sus gritos serán tan fuertes que llamarán a Dios esperando que Él los saque de allí:

 “Ellos clamarán allí: ¡Señor nuestro! Sácanos [del tormento] para que obremos rectamente, y no como lo hicimos. Pero ¿acaso no os hicimos vivir largamente, donde podrías haberlo hecho, y el Mensajero se os presentó [y lo negasteis]? Sufrid pues, el castigo. No habrá defensor para los inicuos.”

(Corán 35:37)

Se arrepentirán de sus pecados y su rebelde incredulidad:

“Y agregarán: Si hubiéramos oído o razonado, no estaríamos ahora con los condenados al Fuego. Entonces reconocerán sus pecados. ¡Qué lejos están de la misericordia de Dios los condenados al Fuego!”

(Corán 67:10-11)

Pero sus plegarias serán rechazadas:

“Dirán: ¡Oh, Señor nuestro! Nos vencieron nuestras pasiones y estábamos extraviados. ¡Oh, Señor nuestro! Sácanos de él [y retórnanos a la vida], y si reincidimos [en la incredulidad] entonces seremos inicuos [merecedores de Tu castigo]. Dios les dirá: Permaneced en él [humillados], y no volváis a hablarme [pues ya nunca más os escucharé].”

(Corán 23:106-108)

Después de eso, llamarán a los guardianes del Infierno para que intercedan por ellos ante Dios para la reducción de sus tormentos:

“Quienes están en el tormento dirán a los [Ángeles] guardianes del Infierno: Rogad a vuestro Señor para que nos alivie el castigo [aunque sea] un día. Dirán [los Ángeles]: ¿Acaso no se os presentaron vuestros Mensajeros con las pruebas evidentes? Responderán: Claro que sí [pero no les creímos]. Les dirán entonces [los Ángeles]: Suplicad vosotros, [pero dirá Dios:] Las súplicas de los incrédulos son en vano.”

(Corán 40:49-50)

Hasta rogarán por su propia destrucción para aliviarse del dolor:

“Y clamarán: ¡Oh, Ángel [custodio del Infierno]! [Ruega para] Que nos haga morir tu Señor [y así dejemos de sufrir]. Les responderá: Por cierto que permaneceréis allí eternamente”.

(Corán 43:77)

Se les dirá que el castigo jamás disminuirá, que es eterno:

 “Entrad en él; seréis castigados igual, lo soportéis o no. Ciertamente se os castiga por vuestras obras”.

(Corán 52:16)

Llorarán por mucho tiempo:

“Que disfruten transitoriamente que ya llorarán mucho [en el Infierno] como retribución por lo que cometieron”.

(Corán 9:82)

Llorarán hasta no tener más lágrimas, entonces llorarán sangre, que dejará huellas como describe el Profeta:

 “Las personas del Infierno llorarán, y lo harán hasta que no tengan más lágrimas. Entonces llorarán sangre, como si fuesen, canales por sus rostros, si pudiesen poner barcos sobre ellos, flotarían.”

Ibn Mayah

Como se puede ver, las descripciones del Infierno en las escrituras Islámicas son claras y gráficas, como lo son las descripciones de las personas que merecen su suerte. Es tal la claridad que cualquier persona que crea en el Día del Juicio y la eternidad de su destino en el Mas Allá será motivada a tratar de no ser de esas personas que vivirán en el Infierno. La mejor, y realmente la única manera de evitar ese destino es buscar seriamente en la verdadera religión que ha sido revelada a la humanidad. Una persona nunca debe seguir una religión solamente porque fue en la que “nació”, ni tampoco debe tomar una nueva religión por ser una nueva moda. Por el contrario, debe buscar la verdad en este mundo y en el más allá, y asegurarse de que se ha preparado para ese juicio del que no hay escapatoria, llevando un credo y una forma de vida revelada por Dios.

  1. Ibn Kazir, en su tafsir, explica que la gente piadosa y los profetas anteriores, que fueron tomados como dioses por futuras generaciones sin su consentimiento, no están incluidos en el ‘combustible para el fuego’. Sólo las personas que ‘les gustaba ser adoradas’ por otros lo serán, junto a ‘quienes los adoraron’ y otros ídolos no animados. De personas como Jesús, el Corán dice: “Ciertamente quienes decretamos que fueran creyentes estarán alejados del Infierno” (Corán 21:101)


Comentarios